Tienda

Este es el blog de L'Art en Birra, una tienda de cerveza artesana, materiales y equipo para elaboración casera.
Puedes visitar la web de la tienda, seguir nuestra actividad en las redes sociales o visitar nuestra tienda on-line.

sábado, 11 de julio de 2015

Calor y cerveza: La mejor combinación para sobrevivir al verano y no morir en el intento


Llega el verano. Las grandes marcas de cerveza entran a saco en nuestras vidas a través de agresivas campañas de marketing que nos bombardean desde cualquier televisor o receptor de radio. E incluso por internet.

Anuncios rodados por hipergalardonados directores de cine, con actores y actrices de fama internacional para promocionar un estilo de vida que nada tiene que ver con la calidad de los productos que promocionan. Simpáticos infocomerciales que promocionan el consumo de un otrora famoso coctel casero a base de cerveza mezclada con un refresco, de cuyo nombre (o nombres, ya que hay más de uno para definir la misma receta básica) se ha apropiado tal o cual marca para comercializarlo preparado y listo para consumir, sin el engorro de tener que hacerlo tú mismo...

En resumen, cerveza y verano son dos términos que combinan muy bien entre sí. Pero desde luego hemos de tener algunos conceptos muy claros a la hora de consumir nuestra birra favorita en estos meses de calor intenso.


La pregunta del mourinhón de euros: ¿Por qué?


Puede parecer absurdo visto desde fuera, pero lo primero que vamos a tenernos que preguntar antes de abordar el tema de tomarnos una cerveza en verano es muy importante: ¿Por qué tomar cerveza en lugar de cualquiera de las combinaciones de agua y azúcar disponibles a nuestro alcance?

La respuesta más sencilla, porque me gusta más la cerveza que los refrescos, es al mismo tiempo la más absurda de todas.

Porque la cerveza es muy mala para combatir el calor. Porque tiene alcohol. y el alcohol deshidrata. Y en verano, lo último que queremos es deshidratarnos.

De forma que vamos a tener que reformular nuestras respuestas, de forma que seamos capaces de encontrar una cerveza que nos permita alcanzar nuestros objetivos. Estos nos son otros que poder disfrutar de una cerveza en pleno verano sin sentirnos culpables ni acabar destrozando nuestro organismo en el proceso.


Combatir el calor con algo que no sea un refresco


Como hemos mencionado antes, la cerveza es, a primeras luces, una bebida desaconsejable en verano, dado que contiene alcohol. Gracias s Byggvir, el porcentaje de alcohol por volumen es muy variable, y sin duda podremos encontrar una cerveza que nos permita refrescarnos con una aportación de alcohol mínima.

Dejando de lado los productos de elaboración industrial, las primeras alternativas que se nos ofrecen son las varias cervezas artesanales de fermentación lager, en general ligeras de cuerpo y con volúmenes de alcohol bastante contenido. Cervezas que no importa si bebemos muy, muy frías, debido a que sus sabores y aromas son muy ligeros y refrescantes, y apenas se enmascaran con el frío. Si esta es nuestra elección, buscaremos aquellas con un contenido alcohólico más bajo, y nos las zamparemos lo más frías posible, sin remordimientos ni dilemas éticos. Indudablemente, si queremos hacer un cóctel veraniego a base de un refresco carbonatado y edulcorado, estas cervezas serán las que elijamos como base para su elaboración. Puede que los más puristas renieguen de esta opción, decidiéndose por una cerveza de procesado industrial como base para este cóctel...

Son los mismos puristas que se hacen un Gin Tonic con ginebra Lirios y limonada del Super, con cubitos de agua del grifo. Cualquiera que sepa algo de elaboración de cócteles o de cocina, sabe que cuanto mejores los ingredientes, mejor el resultado. Por eso, si partimos de una buena cerveza y de un buen refresco (o incluso de un zumo natural si nos sentimos inclinados hacia esa opción), obtendremos una buen cóctel. Porque no nos engañemos: si el Black Velvet es un cóctel, la Clara, también lo es...

En segundo lugar tendríamos las cervezas con frutas de origen belga. Son estilos tradicionalmente poco lupulizados, con amargor contenido y que en ocasiones cuentan con aportaciones de zumos naturales en porcentaje variable. Suelen tener un porcentaje de alcohol por volumen bastante contenido, muchas veces inferior al 3%. Por regla general no suelen ser un producto que consumamos a lo largo del año a menos que realmente apetezca. Sin embargo, a estas alturas del año y con temperaturas altas, pueden ser una buena alternativa a los cócteles para quienes renieguen de mezclar una buena cerveza con un humilde refresco.

Como tercera alternativa tendríamos las recetas Summer. Cervezas etiquetadas como Summer Ale, Summer Lager o cualquier combinación de palabras que incluya la palabra verano en inglés. Se trata de cervezas completas, pero de cuerpo ligero, aromáticas, refrescantes y con un porcentaje de alcohol generalmente inferior al 6%. Buenas para disfrutar de forma ocasional, no obstante, ya que pese a ser muy refrescantes gracias a sus combinaciones de lúpulos, su contenido en alcohol puede ser algo alto para consumirla de forma copiosa. Resultan no obstante ideales para acompañar una comida ligera y fresca.

Dentro de este epígrafe podríamos incluir las cervezas estacionales conocidas como Saison. Se trata de cervezas pensadas originalmente para consumir en verano, y serían la contrapartida continental a las Summer británicas, con las diferencias estilísticas que cabría esperar entre unas y otras.

Alguien puede echar en falta que hable de las cervezas de trigo, ligeras, refrescantes, con ese puntito ácido que las hace tan apetecibles cuando el calor aprieta...

El problema es que empiezan a florecer estilos elaborados con trigo muy, muy trabajados y complejos... Por eso, si sois de trigo, ceñíos a los expuesto para las lagers más arriba: buscad las de menos graduación para combatir el calor. Si os gustan un poco más contundentes, dadles el mismo uso que a una Summer; ideales para acompañar una comida veraniega. Si os gustan los estilos más complejos elaborados con una base de trigo... Mejor seguís leyendo y sacáis vuestras propias conclusiones.

Mención aparte merecen las cervezas conocidas con el prefijo Session. Una cerveza Session es lo que entre el vulgo denominaríamos una birra de trago largo. Cervezas que, dentro de un estilo característico, tienen un nivel de alcohol muy bajo y un cuerpo más ligero de lo que dicta el estándar, siendo así más fáciles de beber de forma continuada sin llegar a padecer los efectos negativos de la ingesta de alcohol. Si queremos disfrutar de la cerveza dentro de un ambiente social, son la mejor opción, ya que no hace falta enfriarlas más de la cuenta para poderlas disfrutar, y nos van a refrescar sin llegar a deshidratarnos de forma notable.


Y ya que hablamos de socializar...


Los estilos de cerveza más contundentes los dejaríamos a estas alturas relegados a un marco de socialización nocturna. Sí, exacto: la alternativa elegante al tópico cubata o lingotazo de terraza veraniega; puro garrafón a precio de marca, hoygan.

La ventaja principal es que, de media, la cerveza posee un contenido de alcohol más bajo que cualquier combinado de licor y refresco que nos metamos entre pecho y espalda. Esto supone que enfatizamos el carácter refrescante de la bebida sin necesidad de alcanzar un nivel de alcoholemia excesivo en nuestros maltratados organismos (que la caló es mu mala pal cuerpo, y solo nos falta meterle alcohol a cascoporro para acabar de dejarlo hecho un trapo). Y que puestos a disfrutar de una buena cerveza, ¿qué mejor que hacerlo por la noche, cuando las temperaturas se suavizan y podemos compartirla en buena compañía?

O viceversa, qué más da.

En resumen:

¿Cerveza en verano?

©TwoSouls 2008

¡Seguro!

Pero con ojo, como siempre. Mantengamos por lo menos la precaución de evitar que coincida el consumo de cervezas con un contenido alcohólico alto con las horas de mayor sudoración del día, ya que de esa forma solo conseguiremos deshidratarnos más.

Por lo demás... Disfrutad del verano y de vuestras cervezas favoritas sin remordimientos, pero sin correr riesgos absurdos.

Salus et Birras...

By Mikel...