Tienda

Este es el blog de L'Art en Birra, una tienda de cerveza artesana, materiales y equipo para elaboración casera.
Puedes visitar la web de la tienda, seguir nuestra actividad en las redes sociales o visitar nuestra tienda on-line.

viernes, 22 de mayo de 2015

Presentación y degustación de cervezas canadienses: De Barcelona a Canadá en cinco birras

El pasado miércoles 20 de mayo, aprovechando que cerrábamos la tienda por ser la Festa Major de Sant Boi, e invitados por Saperem, uno de nuestros distribuidores, asistimos a una degustación de cervezas canadienses que organizaban Gourpass y el Consulado de Canadá en Barcelona.

El evento se celebró en la Galería H10, en pleno centro de la ciudad condal, y se alargó un poquito más de lo programado gracias a la amabilidad y el buen hacer de los anfitriones. Estos anfitriones eran la delegación comercial de Canadá en España y el importador de las marcas presentadas, Gourpass, ya mencionados previamente. Entre los asistentes nos encontrábamos varios minoristas del sector y distribuidores mayoristas, así como algunos conocidos blogeros y amantes de la buena cerveza.


Para empezar a calentar el ambiente, Eric, uno de los delegados comerciales del consulado, nos puso en antecedentes sobre la tradición cervecera canadiense, distinguiendo las peculiaridades en estilos que marcan las distintas regiones de ese enorme país, y la idiosincrasia de los elaboradores canadienses que, en su opinión, marcaba una profunda diferencia con los de otros países. A continuación uno de los socios de Gourpass, nos explicó un poco sobre la historia de la empresa, enfatizando las razones por las que habían decidido importar este tipo de producto desde un país tan lejano como Canadá.




Y por fin llegó la birra


Empezamos la degustación con una cerveza de fermentación espontánea. He de decir que no soy especialmente entusiasta de este tipo de cervezas fermentadas con levas salvajes (propagadas de forma controlada; no existe ninguna empresa que pueda vender un producto fermentado espontáneamente bajo los férreos controles sanitarios necesarios para ello) ni del toque asidrado del Brettanomices. Sin embargo esta Dulcis Succubus de Le Trou du Diable, me pareció muy equilibrada y fácil de beber, con una acidez muy marcada en nariz, pero prácticamente ausente en boca. Igual tiene algo que ver con eso los seis meses de maduración en barrica, o puede que no, pero la encontré muy apetecible y de trago largo.


 


La segunda cerveza que pudimos disfrutar fue una Extra Special Bitter de Centeno, de la Brasserie Dun Ham. Ambarina, ahumada y con un amargor seco y poco persistente, se trata de una cerveza muy equilibrada, que nos recuerda que antes de la fiebre de las IPAs el lúpulo también se utilizaba con cierta liberalidad. Me pareció una buena cerveza, muy honesta y con ese toque peculiar del centeno que empieza a estar tan de moda entre los cerveceros locales.


Con la tercera de las protagonistas de la noche se abrió el cielo para mí. Una Imperial Porter envejecida en barrica de ron de roble (la barrica, no el ron)... Recordad este nombre: Obsidian Imperial Porter, de Cameron's. Negra, densa, con una espuma cremosa y rica, pero que dejé calentar de forma deliberada para poder disfrutar de todo el aroma y el sabor del café que aportaba. Gran cerveza que, por si sola, hubiese bastado para disponerme en favor de las cervezas canadienses por lo que restaba de la velada... Si hubiese hecho falta, vamos, que va a ser que no.

 

La cuarta cerveza que vino a sorprendernos todavía más fue la Dominus Vobiscum Lupulus, de Microbrasserie Charlevoix. He de pedir perdón por la horrible foto de la etiqueta... En la pantalla del movil parecía enfocada. Se trata de una Strong Ale de estilo belga, lupulizada y refrescante. Una cerveza bastante compleja y llena de matices, aunque tras catar la Obsidian la encontré un poco suave en comparación. Es el problema con las cervezas negras y densas, que después, al compararlas, muchas palidecen por contraste.


Llegados a este punto nos presentaron unas deliciosas tablas de quesos, ideales para ayudar a asentar el estómago (os recuerdo que se trataba de una degustación, no de una cata... Y pocas copas quedaron con algún resto de cerveza al acabar el evento). Aprovechando la coyuntura y que las cervezas previamente servidas se habían atemperado un poco, me dediqué a revisitar lo que me quedaba en las copas, comprobando que tal combinaban con los quesitos... Me sorprendió mucho la complejidad de sabores que desarrolló la Dulcis Succubus al ganar temperatura. Pero con la que me deleité fue sin duda con la Obsidian, cometiendo la herejía de maridarla con el queso azul y dejando que se me escapase una lagrimilla de placer.


El punto álgido de la velada nos llegó con la City and Colour Imperial Maple Wheat de Flying Monkeys. Se trata de una cerveza de trigo y jarabe de arce, de alto octanaje y con un sabor muy marcado y característico. Densa, oscura y muy, muy dulce, resulta un acompañamiento ideal para unos postres de los de Pecado Mortal. Personalmente la encontré algo empalagosa, aunque reconozco que mi paladar estaba muy condicionado y a estas alturas de la ingesta de alcohol regresaba una y otra vez a la Obsidian. Pero lo que realmente me sorprendió fue el coctel que realizamos al final con esta misma cerveza. Combinando la cerveza a partes iguales con un cava Brut, obtuvimos una bebida que compensaba la dulzura del jarabe de arce con la acidez del cava, creando una armonía sorprendente y muy, muy elegante.

 

El evento acabó con los asistentes felicitando a los organizadores, con algunos de nosostros aportando (o no) nuestro granito de arena para que lo tuviesen en cuenta (o no) en futuras ediciones del mismo, y disgregándonos en corrillos, comentando lo que más nos había gustado, comparando impresiones, o simplemente haciéndonos fotos, a ser posible con una chica guapa (y sí, existen esas fotos, pero no, no las vamos a publicar sin permiso)...

Desde aquí quiero agradecer a Gourpass y a la Delegación Comercial del Consulado de Canadá en Barcelona la organización del evento y la elección de las cervezas a degustar. Amplío mis agradecimientos a Saperem, por gestionar el tema de la invitación, y mando un afectuoso saludo a todos los asistentes.

Salus et Birras...

By Mikel...